¿Por qué tejo en Telar?

Hola! ¿Cómo estáis? Hoy quiero responder a una pregunta que me han hecho en alguna ocasión y me gustaría dejar una buena respuesta en mi pequeño rincón de Internet.
Pues bien, tejo en telar por pura casualidad, la verdad es que la mayor parte de las cosas buenas que me han pasado en la vida no las he buscado incesantemente, simplemente llegaron a mí sin más, siempre escuché eso que dicen de que, el que busca siempre encuentra, pues a mí me pasa justo lo contrario es cuando dejo de buscar cuando lo bueno entra en mi vida y así sucedió; con apenas nueve años había ido con mi madre y mi hermano a una fiesta de disfraces donde se celebraba un sorteo y  el primer premio me tocó a mí y adivinad que era....pues sí, un set de telares. En un principio no sabía para que servía aquello; yo estaba contenta porque me había tocado y nada más. Cuando supe finalmente para qué servía fue cuando comencé a hacer bufandas, algún gorro e incluso cinturones con abalorios, pero con el tiempo acabé desencantándome porque lo que hacía o no me quedaba bien o no me llenaba del todo así que, lo dejé.


Entonces 12 años después volví a tomar contacto con el mundo del telar y fue cuando conocí el rincón de Telares la Oveja Mari. En aquel momento no disponía todavía de un buen telar y los que usaba con 9 años eran de plástico y estaban algo rotos, fue entonces cuando mi pareja me hizo uno a mano en madera y lo primero que tejí fue una bufanda para él. Quedé tan contenta con el resultado que decidí seguir con ello hasta hoy. Después de seis años tejiendo algunas veces con constancia y otra veces de forma intermitente he decidido tomármelo como lo que ha sido siempre, una actividad que me gusta hacer sin presión, me gusta poder refugiarme en mi telar cuando surge el caos a mi alrededor para que, de alguna manera, me ayude a centrarme y ordenar cada cosa en su lugar. Veo como mucha gente se esfuerza en ofrecer a sus seguidores constantemente proyectos nuevos y mantener el mismo nivel y exigencia, y creedme eso es imposible porque llega un momento en que te saturas y el cuerpo y la mente te dicen que pares. Habrá gente que no lo entienda porque son meros espectadores, pero si lo llevan a su propio campo se darán cuenta de que eso le pasa a todo el mundo, incluso a ellos mismos.
Vivimos demasiado de prisa y eso hace que nos perdamos muchísimas cosas, por eso quiero tejer sin presión y tejer lentamente disfrutando de cada punto que creo o cada pieza que diseño.
He leído muchísimos artículos sobre lo terapéutico que es realizar esta labor y os puedo asegurar que es cierto, en cuanto te sumerges a crear algo con tus propias manos te olvidas de todo lo demás. Es un momento solo tuyo y de nadie más, estás concentrad@, te relaja, te ayuda a meditar, ejercitas los dedos y las manos, desarrollas la creatividad e imaginación y además estás creando una pieza única e inigualable. Aparte de todo esto cualquiera puede tejer desde los más pequeños hasta los adultos y creo firmemente que sería una buena actividad extraescolar además de las típicas actividades como el patinaje, el fútbol , baloncesto entre otras...que realizan los niños de hoy en día.
No sé si alguien leerá el pedazo testamento que acabo de  escribir, pero solamente quería plasmar un pensamiento y una parte de mí, al que o la que lo lea se lo agradezco. Os espero en la próxima entrada o en el próximo vídeo en mi canal. Un saludo.     

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuello Lazo Frambuesa en Telar Maya + Gráfico Tutorial

Historia del Tejido en Telar by El tejedor de prendas en telar artesanal